En Magangué el agua ya es una bendición

Posted on Actualizado enn

Mujer piscicultora_1Gracias a la iniciativa de la Comunidad Emaús, esta población de Bolívar une voluntades y genera acuerdos para el uso colectivo del líquido vital. Experiencia ganadora en A Ciencia Cierta.

A orillas del río Magdalena fluye la vida en Magangué. No obstante, en este municipio pesquero bolivarense el agua potable ha sido una necesidad insatisfecha.

Tras épocas de recoger el preciado líquido en pozos y jagüeyes de fincas vecinas, la comunidad de Emaús de la localidad tomó la iniciativa de organizarse y solicitar a la administración distrital la creación de un acueducto a principios de los noventa, pero éste funcionó por poco tiempo ante el secamiento del pozo artesiano que lo alimentaba.

Posteriormente, con el apoyo de la corporación Tiempos de Vida y la ONG alemana MISEREOR se adelantaron jornadas de formación con la comunidad campesina en el uso de tecnologías apropiadas para trabajar en el campo y la compra de materiales para la construcción de tanques en ferrocemento que solventaran un sistema adecuado de preservación del líquido.

Las decisiones las han tomado colectivamente. Acordaron que el uso de los tanques fuera exclusivo para el consumo y cocción de alimentos. De ese modo en cada tanque hay de tres a cuatro por familia, y cada uno tiene un administrador, elegido por la comunidad, que es el encargado de entregar sesenta y seis (66) litros de agua cada dos días.

En total se han construido (17) diecisiete tanques en ferrocemento con una capacidad de 314.424 litros de agua que han beneficiado a 68 familias.

Paralelamente han generado la construcción de cinco lagos para la producción agroecológica y el consumo cotidiano. Vale anotar que en temporada seca, el uso del agua se acuerda por pacto entre los beneficiarios.
Rápidamente esta experiencia se convirtió en ejemplo al replicarla en los corregimientos de Paluato y Guaimaral en Soledad (Atlántico) y en una institución educativa que opera en el corregimiento de Henequen con el cual se superó el problema de salubridad al interior de ella.

“Un aspecto clave dentro del programa cosecha de agua es la enseñanza que queda en las personas como saldo pedagógico” Enseñanza que se suma a la lista de bondades que la hicieron merecedora de ser una experiencia hecha A Ciencia Cierta.
Conozca más de la experiencia en el siguiente enlace

Un comentario sobre “En Magangué el agua ya es una bendición

    Nuestra primera visita a Magangué « A Ciencia Cierta escribió:
    octubre 25, 2013 en 1:38 am

    […] En Magangué el agua ya es una bendición  […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s